Alcalde José Herrera, no está facultado para modificar el Calendario Académico

Ministra de Educación se pronunció
Los alcaldes y gobernadores no están facultados para vulnerar las disposiciones de la Ley General de la Educación en modificar el Calendario Académico, estas son disposiciones de le que regula el Ministerio de Educación Nacional por directrices del gobierno nacional.

El alcalde de Soledad, José Herrera Iranzo, de momentos toma decisiones inconsultas y de manera muy emotiva sigue cometiendo errores en los procedimientos administrativos en lo reglado y ordenado en la ley 115 de 1994.

En esta ocasión pretendía modificar el horario del calendario académico que lo establece el Ministerio de Educación Nacional al inicio del año académico, y de tal forma está diseñada la carga docente en las instituciones oficiales y privadas, lo cual es inmodificable porque atrofiaría la carga laboral en el cuerpo docente que atiende la población educativa.

Es inadmisible que los estudiantes que ingresan a una hora académica programada en los estándares nacionales para cumplir con un curriculum académico contemplado en la ley y los decretos reglamentarios que establece el gobierno nacional y que son de estricto cumplimento del año lectivo de cada vigencia, un mandatario pretenda inequívocamente modificarlo con el fin de generar una cultura de cambio en el sistema educativo.

Los horarios están preestablecidos en jornadas matinales y nocturnas por disposiciones de ley con la finalidad de cumplir con una carga académica y las cargas laborales en los docentes tanto en las instituciones privadas como oficiales están planteadas en la ley, de tal forma que toda iniciativa que vulnere el sistema tiene que llegar al congreso para su respectivo estudio y aprobación.

De tal manera que en la organización para la prestación del servicio educativo de cualquier Municipio para el año lectivo correspondiente se hace necesario determinar los lineamientos generales relativos al Calendario Académico, atendiendo entre otros los criterios establecidos en las Leyes 115 de 1994, 715 del 2001, en los Decretos Nacionales 1860 de 1994, 3011 de 1997 y 1850 del 2002.

De conformidad con el artículo 152 de la ley 115 del 8 de febrero de 1994, las Secretarías de Educación tienen como una de las funciones organizar el servicio educativo de acuerdo con las prescripciones legales y reglamentarias en su jurisdicción.

El artículo 77 de la Ley 115 del 8 de Febrero de 1994, establece que la autonomía escolar debe ejercerse dentro de los límites fijados por la ley y por el proyecto Educativo Institucional con compromiso y responsabilidad frente a la comunidad educativa.

El artículo 86 de la Ley 115 de 1994 y el articulo 2 del Decreto 1850 de 2002, establece que los educandos tienen derecho a un año lectivo que comprenderá como mínimo cuarenta (40) semanas efectivas de trabajo académico.
El artículo 14 del Decreto 1850 del 13 de Agosto de 2002, establece que las entidades territoriales certificadas expedirán cada año y por una sola vez el Calendario Académico para todos los establecimientos educativos de su jurisdicción determinando las fechas.

Precisas de iniciación y finalización de las actividades para estudiantes, y las actividades para docentes y directivos docentes.

El artículo 15 del Decreto 1850 de 2002 dispone que la única entidad competente para modificar el Calendario Académico es el gobierno nacional y los ajustes en el mismo deben ser solicitados previamente por la autoridad competente de la respectiva entidad certificada, mediante petición debidamente motivada, salvo cuando sobrevengan hechos que alteren el orden público, en cuyo caso la autoridad competente de la entidad territorial certificada podrá realizar ajustes del Calendario Académico que sean necesario.

Establece también que las autoridades territoriales, los consejos directivos, los rectores o directores de los establecimientos educativos no son competentes para autorizar variaciones en la distribución de los días fijados para el cumplimiento del Calendario Académico y la jornada escolar, ni para autorizar la reposición de clases por días no trabajados por cese de actividades académicas.

Por consiguiente el alcalde de Soledad debe reversar esta iniciativa que atenta contra el sistema educativo y por el cual no está facultado para tales disposiciones.

Deja un comentario