Detrás de la Alianza Verde, Partido Liberal, llega Cambio Radical, Partido Conservador y de seguro el Nuevo Liberalismo, a asumir una responsabilidad política y a acompañar a un gobierno coherente en la toma de decisiones y no hacer parte de un gobierno destrozo sin respaldo político y sin propuestas, solo enmarcado en la improvisación y desconocimiento total de la gerencia pública. Sería una catástrofe apoyar a Rodolfo Hernández como jefe de Estado, es vivir una hecatombe.