Petro no es un Santo, no es el Cesar, tampoco es un Duque, menos el dueño del Ubérrimo, es un Imperio que se puede derrotar, pero va por la reelección presidencial

A este capitulo le falta todavía bastante literatura para ser una obra maestra desde la óptica literaria.

Dos estrategas están estructurando la reelección del presidente Gustavo Petro para no darle trámite en el Congreso por no tener mayorías para la aprobación del acto legislativo. La otra opción es someter a consideración del pueblo un plebiscito para que sea el Constituyente primario quien decida la reelección del presidente Gustavo Petro, y marginar del poder del Estado a la ultraderecha.

El tiempo de acuerdo a la justicia transicional es de 10 años para la firma definitiva de los acuerdos de la Habana firmado con las extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia FARC – EP.

Con el trámite de la reelección del presidente Gustavo Petro, también se abren las opciones para que el expresidente Álvaro Uribe Vélez, saliendo bien librado del proceso penal que afronta pueda ir a la contienda con el presidente Gustavo Petro y medir las dos fuerzas de poder político en el país.

De ahí la tarea del ex fiscal Eduardo Montealegre y del ex ministro Álvaro Leyva en promulgar los mecanismos legales y constitucionales para diseñar y estructurar la reelección del presidente Gustavo Petro.

La pregunta obligada podría suscribirse si la imagen y el proceder del presidente Gustavo Petro le daría cabida para someterse a una reelección?, y si la Ultraderecha mantiene ese margen de opinión para derrotar al presidente Gustavo Petro, quien cabalgaría sobre la negligencia y desavenencia de la derecha en oponerse a la aprobación de sus reformas sociales, utilizando el proceder de la oposición como estrategia para reelegirse por un periodo más como presidente de Colombia, claro está, partiendo desde la óptica que todo es posible estando en el poder, pero en muchas ocasiones el poder mal administrado se convierte en el peor enemigo del gobierno.

También es importante resaltar que Petro, no es un Santo, no es el Cesar, no es un Duque, no es el dueño del Ubérrimo, pero es un imperio que se puede derrotar, más sin embargo va por la reelección presidencial.

En principio y en últimas, la decisión estaría en manos del poder Constituyente, y ese poder lo tiene el pueblo colombiano quien decidirá si reelige o no al presidente Gustavo Petro.

Total Views: 1037 ,
Portal Informativo LaCarreta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *