Quién asesinó a la delegada de la Procuraduría María Llach Barros y a su señora madre Josefina Barros?…

No fue para robarles, no se suicidaron, no fue muerte natural, entonces quién las asesinó o las envenenó?…Aquí en este caso la Fiscalía General de la Naión, no fue eficaz.

542 Vistas

En este caso popr qué la Fiscalía General de la Nación, no ha sido eficaz en determinar quienes asesinaron a la delegada de la Procuraduría General de la Nación, María Isabel Llach Barros y a su señora madre Josefina María Barros de Llach, quienes aparecieron muertas en su residencia y hasta la fecha no se sabe quien las habría asesinado y los motivos para acabar con la vida de la delegada de la Procuraduría General de la Nación, que para no dejar rastro también habrían asesinado a su señora madre.

Según las autoridades que atendieron el caso no hay ninguna evidencia que indique que se pueda tratar de un doble homicidio o suicidio. Más bien, pareciera que ambas muertes obedecen a una causa natural por establecer.

En este sentido como podría la Fiscalía General de la Nación, tener certeza que no fueron asesinadas si no hubo una investigación de rigor, no se habrían analizado todas las cámaras de seguridad del sector como lo hicieron con la residencia del estilista Mauricio Leal (Q.E.P.D.), donde se revisaron todas las cámaras de seguridad del entorno de la casa donde vivía la víctima.

Por qué no se trazó una linea de investigación sobre los casos que llevaba la señora delegada de la Procuraduría y de esta forma poder determinar si habría sido amenazada o presionada sobre alguna investigación que incomodara a alguien de mucho poder político o económico que puidiera dar claridad sobre los hechos a investigar?…Eso no lo hizo la Fiscalía General de la Nación, en cabeza de Francisco Barbosa, lo que pone a dudar a la opinión pública sobre si se estaría encubriendo a alguien para evitar escándalos públicos en algún sector político de la ciudad?…

Estos hechos de gran connotación en el Distrito de Barranquilla, entre las hipótesis se encuentra una de vital importancia, y es que la Delegada de la Procuraduría Provincial de Barranquilla y su señora madre no fallecieron por muerte natural, entonces alguien las asesinó, porque la delegada de la Procuraduría María Llach Barros, que motivos tendría para suicidarse delante de su señora madre, ninguna, por consiguiente la Fiscalía General de la Nación debió ser eficaz y en un término no mayor a 30 días debió establecer los móviles o responsables del crímen de las dos personas en mención.

“A María Isabel Llach la conocí como funcionaria de la Procuraduría Provincial, donde ha sido asesora por 25 años. A ella le tocó investigar las denuncias sobre las presuntas irregularidades en la expedición del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) y, en marzo de 2018, abrió investigación preliminar en contra de Elsa Noguera y Alejandro Char, así como pidió trasladar el caso al nivel central”, explica José Raúl Rodríguez Jiménez, un ciudadano que demandó en 2014 el decreto del POT.

En especial, porque el decreto levantaba las restricciones que había para construir en Isla de la Loma, un pulmón ambiental de 96 hectáreas, al norte de la ciudad, a orillas del río Magdalena. Allí, los constructores y la Casa Char tienen puestos sus ojos desde hace años. Planean construir 3.500 viviendas, la nueva sede de la Alcaldía, centros comerciales, hoteles, parques para niños y colegios. Un epicentro de “desarrollo” que han querido legalizar a la brava y, al parecer, bajo cuerda.

En contexto todavía es la hora y el ente acusador no se ha pronunciado sobre que pasó con la delegada de la Procuraduría General de la Nación y su señora madre, si fueron envenenadas y las pasaron con un diagnostico de Covid-19 para desviar la atención de la investigación y dictaminar el fallecimiento por muerte natural sin estar plenamente demostrada tal hipótesis.

María Isabel Llach de Barros, de 54 años, y su madre, Josefina María Barros de Llach, de 78, fueron las víctimas identificadas por las autoridades, quienes en las investigaciones preliminares. Notaron que ninguna de las dos presentaba signos de violencia y que, al parecer, tampoco obedecería a un robo, ya que sus objetos de valor se encontraban en la casa. Entonces quien entró a la residencia para asesinarlas o envenenarlas, alguien de confianza habría llegado a la casa para cometer el el acto criminal, pero eso no se investigó.

Según versiones entregadas por conocidos a los investigadores judiciales, María Isabel no respondía las llamadas y mensajes, por lo que se les hizo “muy extraño”. De inmediato, los allegados dieron aviso a los vecinos del sector, los cuales al notar la ausencia de las mujeres llegaron a la casa y uno de estos observó que en una de las ventanas de la vivienda se encontraba el hijo de Llach Barros, repitiendo que “su abuela y madre estaban muertas”.

Esto significa que el niño podría haber reconocido e identificado a los que habrían entrado a la residencia, pero no fue consultado, a lo mejor por su condición especial. Igual se señala que “La señora que trabaja en la Procuraduría era muy activa en los grupos de WhatsApp y desde el domingo a medio día fue que envió los últimos mensajes y de ahí sus compañeros de trabajo no volvieron a saber más nada. El lunes alguien fue y observó al joven en una ventana que le señalaba hacia dentro de la casa, entonces a esa persona le pareció extraño y da aviso a los vecinos, quienes entran por el patio y encuentran los cadáveres de las señoras, una en la cama y otra en la cocina”.

Los investigadores descataron el hurto porque todas las prendas y dinero estaba en la casa, descartan el suicidio porque la delegada de la Procuraduría no se iba a suicidar delante de su señora madre. de igual forma se descarta la muerte natural, imposible que a las dos les va a dar un infarto fulminante al mismo tiempo, no existía un historial clínico donde se reflejara que había tenido Covid-19 como lo han querido hacer ver y las dos no se iban a morir de Covid-19 al mismo tiempo.

En tal sentido la Procuradora María Isabel Llach Barros y su señora madre Josefina María Barros de Llach, alguien las envenenó como han muerto muchos testigos en temas nacionales dentro de investigaciones penales que involuicraban al parecer al señor Álvaro Uribe Vélez y funcionarios del gobierno, y los testigos claves amanecieron envenenados, podría ser este un modus operandi utilizado para acabar con la vida de testigos en procesos penales y disciplinarios.

Lo único que quedaría por establecer como movil es el doble homicidio, pero esa verdad nunca se conocerá si hay peces gordos en esas investigaciones que llevaba la delegada de la Procuraduría General de la Nación, por lo que habrían utilizado a alguien cercano a la Procuradora Provincial de Baranquilla, María Isabel llach Barros, de confianza entró a la casa y preparó como eliminarla y para no dejar rastro ni testigos también la habrían dado del mismo brebaje a la señora Josefina María Barros de Llach, y esto habría provocado sus muertes, es decir, en otras palabras habrían sido asesinadas, pero en este caso la Fiscalía General de la Nación, no fue eficaz, porque será?…

Elmer Rudas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

seis + 18 =

Entrada siguiente

Según las encuestas Gustavo Petro no tiene interlocutor válido para la Presidencia de Colombia

Dom Ene 23 , 2022
La historía de Colombia está marcada, Gustavo Petro será el nuevo presidente de los colombianos y arderá Troya.