Junior venció a Millonarios por la mínima diferencia en la Superliga 2024 en el Metropolitano

La batalla termina en el estadio El Campín de Bogotá, pero Junior pegó primero en la lucha por el título de la Superliga al vencer 1-0 a Millonarios, este jueves en el Metropolitano, con un gol de Carlos Bacca, de penalti, al minuto 74.

El juego de vuelta se disputará el miércoles 24 de enero, a las 8 p.m. en la fría capital. 

Con un primer tiempo sumido en la ‘nieve’ y un segundo periodo más candente, ‘el Tiburón’ alcanzó a morder la victoria, que pudo haber sido más amplia de no ser por las buenas intervenciones de Álvaro Montero

La parodia y la burla sobre la ‘nevada’ en Barranquilla parecía hacer efecto ‘psicológico’ en la tribuna y en el campo de juego. 

A pesar de que el estadio contaba con unas 38 mil personas en las gradas, el ambiente era frío, pasivo, sereno, no tenía el fervor y pasión que acostumbra a exhibir el ‘Metro’.

En la cancha pasaba igual. Un Junior sin la agresividad y dinámica que lo llevó al título. Había mucha imprecisión, el balón se movía como un conejo, sobre todo para Didier Moreno. El equipo y sus hinchas se mostraron carentes de fútbol, de ritmo. Como que a todos les faltaba más tiempo de pretemporada. 

El faro de Víctor Cantillo, que tiene su calidad intacta, era la luz de la esperanza de que algo podía suceder, a pesar de que Caicedo andaba manso, y Enamorado sin chispa y algo individualista.

Chará, otro que evidencia que todavía debe sumar muchos minutos para entrar en calor, intentó y dejó ver algunos destellos de su habilidad.

Carlos Bacca, en modo batallador, se rebuscó una opción por la derecha tras superar a dos jugadores y remató desviado. Pero la más clara del primer tiempo la tuvo después. De frente, ante Montero, sacó un remate débil que el portero controló sin problemas. 

Millonarios, contrario a lo que predicó su técnico, Alberto Gamero, sí salió con un estilo recatado y a la caza de un error del anfitrión, pero nadie parpadeó. Emanuel Olivera se jugó un buen partido. 

El visitante manejó el balón los primeros minutos y protagonizó algunas llegadas que surgieron desde la derecha con Luis Paredes, pero se mantuvo en un bloque bajo interrumpiendo la generación de Junior y tapando los flancos de Wálmer Pacheco y Gabriel Fuentes

El equipo azul también denotó la falta de fútbol y ritmo en este comienzo de temporada. 

En el segundo tiempo, las cosas cambiaron. Junior y su afición se pellizcaron. Chará empezó a aparecer con más asiduidad y todo el equipo se vio más animado. 

Junior puso contra las cuerdas a Millonarios y ahí surgió la figura providencial de Montero ahogando el grito de gol ante cabezazo de Olivera y un remate en el área chica de Caicedo.

Sin llegar al nivel con el que cerraron el 2024, todos los rojiblancos se activaron.

Cuando Arturo Reyes se disponía a mover más el banco con dos jugadores frescos, Hómer Martínez, que había ingresado por Víctor Cantillo, se inspiró con un pase profundo hacia Wálmer Pacheco, que fue derribado por su marcador. 

El árbitro Diego Ruiz sancionó penalti y Carlos Bacca, que iba a ser sustituido por Marco Pérez, ejecutó con acierto para poner a festejar a la hinchada el 1-0.

De todas formas, Reyes hizo dos cambio y el impulso anímico del gol casi lleva a los ‘Tiburones’ a celebrar el segundo tanto con una mano en el área de Jorge Arias en medio de un ataque local. 

El juez central pitó penalti, pero después de revisar en el VAR, echó reversa a la determinación.

Millonarios, que había tenido como espectador a Santiago Mele, lo puso a trabajar en los últimos minutos con varios tiros de esquina y en una acción del argentino Santiago Giordana en la que el uruguayo se lució. 

Al final de cuentas, se ganó por la misma diferencia de la primera batalla ante el DIM. Todo se define en Bogotá. El 1-0, para empezar, está bien.

Total Views: 76 ,
Portal Informativo LaCarreta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *